Lo que pasa cuando tienes un alma gemela.

Jugando a seguirle la corriente a los que nos preguntaba si éramos gemelas, y riéndonos con esos mismos que se asombraban cuando les decíamos la cantidad de años que hay entre nosotras, fue precisamente cuando empecé a pensar si maybe, aunque no somos gemelas físicamente hablando sí lo somos de alma, mente y corazón…

20190816_010259.jpg

Y es que son demasiados los aciertos que tenemos la una con la otra, así como claramente; también los desaciertos, ¡ni más faltaba! Pero es que sin duda alguna somos almas gemelas tan complementarias que creo firmemente que sí mis Páps no la hubieran dejado en el horno por unos añitos más, fijo fijo hubiéramos salido al mundo al mismo tiempo, y es que aunque no lo crean, aquí hay una conexión tan profunda que a veces hasta incluso nos asusta, jajaja. 

20190816_113207.jpg

Cuando tienes un alma gemela, sientes una energía súper fuerte que te llama y se mueve en tu interior cuando alguna de las dos están, mal, y obviamente cuando están bien, cuando hay mucho por contar o cuando solo se quieren escuchar, cuando no hay ganas de hacer nada y cuando las ganas de hacer todo les invaden el cuerpo hasta los huesos. Cuando tienes un alma gemela tienes una manito extra en el otro lado del mundo, por siempre y para siempre. Tener un alma gemela es como… tener un “Pepe Grillo” (¿vieron Pinocho?) que te apoya cuando tomas buenas decisiones o actúas bien y que también te reprende cuando la estás cagando y te estás amargando, esa vocecita interior que te lleva por el camino indicado pero que a veces se desvía un poco y te enseña que también está bien, que está bien estar mal, estar jodido y roto por dentro, pero que no está bien quedarse revolcando en el lodo, que hay que salir, hacerlo mejor, intentarlo de nuevo y caerse mil veces más para aprender, tropezar para superar y llorar para liberar. 

¡Cuando tienes un alma gemela lo tienes todo! No le puedes pedir nada más al Universo porque ya te premió con lo mejor que tiene, porque son muy pocos los afortunados que la tienen y porque ahora es tu deber devolverle un poquito a ese Universo (como alguien me enseño), un poquito de amor, de paciencia, de comprensión, de tolerancia y por qué no, incluso un poco de segundas o terceras oportunidades, probablemente con personas que en realidad no lo merecen, pero es que cuando tienes un alma gemela y además recibes tantas cosas buenas de la vida, aprendes que lo “buena onda” que debes ser no es ni siquiera para beneficio de esa gente que no lo merece, es tu muestra de gratitud con el universo en general, es tu forma de retribuir el montón de cosas, momentos, experiencias y amor que aflora en ti cuando tienes a esa alma gemela a tu lado, y no hablo solo del espacio físico, hablo también de la conexión espiritual que te acompaña de por vida, y se siente cuando cierras los ojos y sea donde sea que estés; sientes la cercanía de esa persona que amas con locura, esa personas que te impulsa a enseñar, a aprender e incluso a desaprender, esa persona con la que la vida te premió, y en mi caso… esa persona que desde hace 20 años me regaló el privilegio de llamarla hermana, de llamarla Chiqui of my heart!

InFrame_1565975584718.jpg

***Encuentra la version en Inglés en mi siguiente publicación.***


One thought on “Lo que pasa cuando tienes un alma gemela.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s